martes, 17 de noviembre de 2009

Fisiopatología y complicaciones

- Efectos a corto plazo

· Cualquier incidencia perjudicial para el organismo (infecciones, heridas, mala circulación sanguínea, etc.) empeora la diabetes y ésta a su vez empeora el problema inicial. Por lo que se deben tratar simultáneamente.

· Cuando hay un déficit de insulina, existe una serie de alteraciones metabólicas que conducen a una hiperglucemia. Estas son: la disminución del transporte de la glucosa a través de las membranas celulares, la disminución de la glucogénesis, el aumento de la glucólisis y gluconeogénesis debido al catabolismo de los aminoácidos y del glicerol de los triglicéridos. Este déficit de insulina junto con la hiperglucemia dan lugar a muchas alteraciones en el metabolismo: hiperosmolaridad y diuresis osmótica, glucosuria, inanición celular (debilidad), pérdida de calorías y aumento en el metabolismo y el catabolismo de las grasas.

· Por otro lado, la insulina puede estar presente en la sangre en cantidades normales o anormalmente altas y ser incapaz de efectuar los procesos celulares. A este hecho se le llama resistencia a la insulina. Puede ser causada por: una disminución del número de receptores de insulina, una disminución en la unión de la insulina y/o defectos en el postreceptor e hiperglucemia. Este hecho es un componente principal de la obesidad y de la diabetes insulioindependiente o de tipo II.

· El efecto más específico de una diabetes muy descompensada es el coma diabético producido por la cetosis. La cetosis es la presencia de compuestos cetónicos que son el resultado de una mala combustión de las grasas.

El coma diabético además de los síntomas y análisis de sangre y orina, se puede sospechar por el olor a acetona del aliento y la orina.

· La hiperglucemia aumenta la osmolaridad sanguínea dando como resultado una deshidratación. Siempre que la persona con hiperglucemia y glucosuria respondan a la sed y repongan los líquidos perdidos por la glucosuria y la diuresis osmótica, no pasará nada. Si no es así, la persona puede sufrir un coma hiperglucémico, hiperosmolar, no cetósico. Se da en enfermos con diabetes de tipo II y, con mayor frecuencia, en ancianos, en personas con debilidad y aquellas que presentan trastornos en la movilidad o cognitivos.

· Hipoglucemia. Es la complicación más frecuente del tratamiento farmacológico de la Diabetes, caracterizada por el descenso de la glucemia por debajo de los valores normales: arbitrariamente la podemos definir como las cifras de glucemia por debajo de 50 mg/dl. Podemos clasificarla como:

- Hipoglucemia severa: la que ocasiona coma, convulsiones o alteraciones neurológicas que impiden que el paciente pueda autotratarse, precisando ayuda de otra persona

- Hipoglucemia moderada: existe evidente alteración de la función motora, confusión o conducta inadecuada, pero está lo suficientemente alerta para el autotratamiento.

- Hipoglucemia leve: el paciente siente necesidad de tomar alimento, sin presentar afectación neurológica.

Las causas más frecuentes:

· Exceso de insulina o hipoglucemiantes orales

· Retraso en la ingesta de alimentos o consumo inadecuado

· Ejercicio intenso o prolongado

· Consumo de alcohol


Clínica: la hipoglucemia se manifiesta por diferentes síntomas o signos, que en general se deben a tres mecanismo diferentes:

- Síntomas debidos a la respuesta adrenérgica: ansiedad, inquietud, irritabilidad, palpitaciones, taquicardia, palidez, debilidad, temblor, hambre.

- Síntomas colinérgicos: sudoración abundante

- Síntomas debidos a la afectación el sistema nervioso central por neuroglucopenia: cefalea, lentitud, dificultad para hablar, diplopia, visión borrosa, visión doble, somnolencia, confusión mental, comportamiento anormal, delirio, negativismo, psicosis, consulsiones, focalidad neurológica.

- Efectos a largo plazo

· Degeneración y obstrucción de los vasos sanguíneos. La degeneración del sistema circulatorio se produce por dos procesos simultáneos:

1. arterioesclerosis: endurecimiento y pérdida de flexibilidad de las arterias.

2. arteromatosis: engrosamiento hacia el interior de la pared de las arterias con la consecuente obstrucción.

Si la afección es de los vasos medianos y grandes, el resultado es una macroangiopatía. Pero si solo afectan a los vasos pequeños, el resultado es una microangiopatía. No obstante, nunca se dan en forma pura y aislada.

Los efectos perceptibles de la macroangiopatía son:

· En el corazón: angina de pecho, infarto.

· En las piernas: dolor en las pantorrillas, dificultad al andar y, por último, la gangrena (pie diabético).

Los efectos de la microangiopatía son:

· En los ojos: cataratas, retinopatía diabética, visión borrosa.

· En el riñón: nefropatía diabética.

· Vías urinarias: predisposición a infecciones.

· En el sistema nervioso: neuropatía diabética (pérdida de sensibilidad al calor y al dolor, pérdida de reflejos, impotencia sexual).

A modo de conclusión, podemos decir que los diabéticos sufren enfermedades con mayor intensidad y de forma más precoz que los no diabéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada